23/10/09

Noticias literarias

Trabajo solidario en una escuela primaria.

CAMBIAN LIBROS POR PINCELES
Docentes y alumnos de una escuela rural dedicaron la jornada a pintar las aulas en reclamo a las obras no terminadas.

A Marito lo aplazaron por decir que el gris del revoque de las paredes era un color primario.
Pedro no lograba imaginarse al caballo de San Martín blanco, porque el único color que conocía era el de la humedad que chorreaban las paredes del pasillo.
Todos se burlaron de Paula cuando pintó la bandera de blanco y negro. Ella recordaba la que izaban todas las mañanas en el patio, sin saber que jamás la habían lavado.
En un aula sin ventanas, Julián aprendió que el sol era amarillo porque la maestra dibujó en el pizarrón que hoy era un día soleado.

La educación es un derecho de todos, pero los que deberían predicarla últimamente andan medio torcidos. En el mundo del revés, los grandes se mandan las macanas y los chicos se encargan de educarlos.
A pesar de que ese día en una escuela de un pueblito rural no hubo libros, había algunos que los estaban escribiendo.

2 comentarios:

santiago dijo...

"En el mundo del revés, los grandes se mandan las macanas y los chicos se encargan"

cuanta certeza en esta frase.

saludos, juan. Muy bueno el texto

santi

Katy dijo...

Muy tierno, muy triste...
La educación es un derecho para todos, pero como reflejas los que deberían educar no lo están tampoco. Nos falta compromiso
Un abrazo